Menu

MICROBIOMA OCULAR ESENCIAL PARA LA RESPUESTA INMUNE




Según un artículo publicado en la revista Immunity, el Corynebacterium mastitidis está presente en el microbioma ocular. Hasta ahora se consideraba que la superficie ocular era estéril debido a la acción antibacteriana de la muramidasa, pero el equipo de investigadores del National Eye Institute mostró que esta bacteria “entrena” la respuesta del sistema inmune frente a patógenos.

Los investigadores Rachel Caspi y Anthony St. Leger, cultivaron bacterias de la membrana de la conjuntiva de ratones, entre las que hallaron Corynebacterium mastitidis y varias especies de estafilococos comunes en la piel. Esto planteó interrogantes cómo: los microbios se encontraban allí de forma natural o acababan de llegar al ojo procedentes del aire y si llegaron del aire se encontraban en proceso de ser destruidos o si, por el contrario, podían persistir en el ojo un periodo más largo de tiempo.

Cuando cultivaron la Corynebacterium mastitidis probaron que la bacteria era capaz de inducir la producción de interleucina-17 por parte de las células inmunológicas T gamma/delta presentes en la mucosa del ojo, esta proteína de señalización atraía neutrófilos hacia la conjuntiva e inducía, la liberación de proteínas antimicrobianas en la lágrima. Con el objetivo de determinar si, efectivamente, el microbio estaba contribuyendo a la respuesta inmune, el equipo realizó un experimento con ratones.

Un grupo fue tratado con antibiótico para acabar con la Corynebacterium mastitidis en el ojo, mientras el grupo de control permanecía con la población microbiana intacta. Una vez infectados con el hongo Candida albicans, el grupo medicado experimentó una respuesta inmune muy pobre que no pudo evitar la infección completa del ojo. Mientras, los ratones que conservaban la Corynebacterium mastitidis pudieron defenderse del hongo.

Los autores concluyeron que:

La bacteria es capaz de establecerse con éxito en el ojo, mientras otras bacterias similares fracasan en la colonización. Pasadas 8 semanas de coalojamiento, la bacteria no se transmite entre compañeros de jaula; no obstante, era transmisible de madre a cachorro.

Aunque la bacteria parece estimular una respuesta inmune beneficiosa, puede haber situaciones en las que podría causar enfermedad, como en los sistemas inmunes deprimidos de los ancianos. Los investigadores reiteran la necesidad de seguir el consejo del oftalmólogo durante el uso de antibióticos tópicos para infecciones oculares.

Imagen tomada de: http://doblellave.com/wp-content/uploads/2017/07/doble-llave-Hallan-un-nuevo-organismo-en-el-ojo-humano.jpg

 

Modificado por última vez enMiércoles, 13 Septiembre 2017 22:50
volver arriba

Secciones

Publicaciones

Links de interés

Síganos en