Menu

VIDEOJUEGOS PARA NIÑOS CON BAJA VISIÓN

Untitled Document


El entrenamiento perceptivo puede conducir a mejoras considerables en las capacidades sensoriales cognitivas y de atención. Se puede argumentar que la utilidad potencial del entrenamiento perceptivo es mayor en individuos que tienen habilidades perceptivas disminuidas, por eso las personas con baja visión son de particular interés. Muchos niños con discapacidad visual necesitan servicios de educación especial. Una serie de etiologías específicas son responsables de la baja visión, incluida la ambliopía, la retinopatía del prematuro, el nistagmo congénito, el albinismo ocular, etc.

Desafortunadamente, en la práctica clínica tradicional, se cree que pocas deficiencias visuales responden a las técnicas terapéuticas. En lugar de adaptar el déficit visual en sí, el enfoque es el ajuste del individuo al mundo mediante la instrucción de las habilidades cotidianas.

Los estudios de aprendizaje perceptivo, sin embargo, sugieren una reconsideración de estos puntos de vista tradicionales. Para los individuos de visión normal, el aprendizaje perceptivo puede mejorar una amplia gama de habilidades visuales, incluyendo la percepción del movimiento, la orientación, la frecuencia espacial, así como la agudeza vernier, la identificación de objetos, la búsqueda visual y la percepción facial. Los jóvenes con deficiencias visuales y los adultos también muestran evidencia de aprendizaje perceptivo, incluyendo una mayor sensibilidad al contraste, umbrales de agudeza, búsqueda de características y velocidad de lectura.

Los primeros trabajos sobre el aprendizaje perceptivo han encontrado fuertes evidencias de mejoras visuales altamente enfocadas que son específicas para los parámetros entrenados. Sin embargo, estudios recientes revelaron una serie de casos en los que el aprendizaje perceptivo puede transferirse a tareas y estímulos no entrenados. De hecho, una parte significativa de la investigación actual sobre el aprendizaje perceptivo apunta a aclarar las condiciones que facilitan la generalización del entrenamiento perceptivo.

Los efectos del aprendizaje perceptivo también varían entre las personas. En particular, para los individuos con baja visión, las pruebas emergentes indican que el entrenamiento perceptivo puede producir una transferencia más amplia a estímulos y tareas no entrenadas. Los individuos con baja visión también tienen más probabilidades de obtener beneficios considerables de la formación perceptiva, con efectos de aprendizaje que tienden a ser mayores para aquellos con un rendimiento inicial deficiente.

JUEGO DE ENTRENAMIENTO
Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Rochester y de la Universidad de Vanderbilt, que fue publicado en Scientific Reports, encontró que los niños con visión deficiente notan una gran mejoría en su visión periférica después de entrenar ocho horas a través de videojuegos (VJ) para niños. Lo más sorprendente para los científicos fue la gama de progresos visuales que hicieron y que lo que conquistaron de forma rápida se mantuvo estable cuando se revisó un año después.

Para los investigadores, los niños con déficit visual profundo con frecuencia realizan un gran esfuerzo al tratar de ver al frente y como consecuencia descuidan su visión periférica, esto representa un problema porque la visión periferia juega un papel fundamental en la movilidad y en otras funciones visuales claves. La visión periférica a menudo se ve menos afectada por alteraciones visuales.

Como los VJ puede mejorar la percepción visual, los científicos aislaron los componentes de los VJ que pensaron tendrían un efecto mayor sobre la percepción e idearon un juego agradable para los niños, que obliga a los jugadores a prestar atención al campo visual completo y no sólo donde su visión está deteriorada. Como resultado, se vio una mejoría hasta de 50 por ciento en tareas de percepción visual.

Los jugadores exitosos de VJ prestan atención a través de una amplia área, mientras que al mismo tiempo permanecen vigilantes por si aparecen blancos móviles inesperados, ignorando todos los estímulos irrelevantes.

Los investigadores crearon un juego de entrenamiento con estas tareas específicas características, eliminando otros componentes de los VJ, como la demanda de aceleración de la coordinación ojo-mano y cualquier material violento o que no fuera adecuado para los niños.

Veinticuatro jóvenes con baja visión de las escuelas para ciegos de Tennessee y Oklahoma participaron en el experimento de entrenamiento. Los exámenes pre-entrenamiento mostraron que la mayoría de los niños tenían una agudeza visual central por debajo del límite de la ceguera legal de 20/200 y subutilizaban su visión periférica.

Según el autor principal del estudio, Jeffrey Nyquist, fundador y CEO de NeuroTrainer, los problemas de los estudiantes con la periferia eran en parte de atención.

Nyquist y el equipo plantearon la hipótesis de que la formación de los estudiantes al prestar más atención al campo visual periférico podría tener resultados rápidos. "No mejoramos el hardware de los niños - estos niños tienen profundos problemas físicos con su óptica, músculos y retina, y no podemos arreglarlo", dijo Nyquist. "Pero podríamos mejorar su software entrenando, su cerebro, para reasignar recursos de atención para hacer un mejor uso de su visión periférica".

Los estudiantes se dividieron en tres grupos: un grupo de control que entrenó en un juego parecido al Tetris; uno que jugó un VJ amigable para niños comercialmente disponible, Ratchet & Clank; y un grupo que utilizó el juego de entrenamiento ideado por los investigadores Ver Figura 1. Todos los juegos se hicieron en una gran pantalla de proyección para involucrar mejor la periferia visual.

El juego desarrollado por los investigadores tiene un componente de doble tarea. Los estudiantes rastrearon varios objetos en movimiento simultáneamente mientras estaban en la búsqueda de otro objeto que aparece brevemente y requiere una respuesta del jugador.

El objetivo es prestar atención a una serie de objetos en un área grande, y estar preparados para reaccionar ante eventos inesperados en la periferia, esto obliga a los estudiantes de baja visión a expandir su campo visual, para cambiar su atención a las áreas desatendidas del campo visual. Después de un total de ocho horas de entrenamiento, los grupos que entrenaron con el AVG comercialmente disponible y el juego de doble tarea personalizado mostraron mejoras visuales significativas.

Se observaron mejoras en una serie de tareas visuales. Los estudiantes pudieron percibir mejor los objetos en movimiento (percepción del movimiento) en la periferia lejana, pudieron ocuparse mejor del apiñamiento visual, como identificar una letra específica dentro de un campo de otras letras y fueron mucho más rápidos en encontrar objetos en (búsqueda visual), como encontrar una grapadora en un escritorio desordenado.

"Nos sorprendió la gama de mejoras, y nos asombró aún más cuando probamos a algunos de los estudiantes un año más tarde y encontramos que las ganancias que hicieron eran estables", dijo Nyquist. "En sólo unas pocas horas de entrenamiento, fueron capaces de ampliar su campo visual utilizable y la capacidad de búsqueda visual". En resumen, hay una buena evidencia de que el entrenamiento perceptivo puede ser una intervención eficaz para la baja visión.


 
 
 
Modificado por última vez enLunes, 04 Diciembre 2017 22:14
Más en esta categoría: « SÍNDROME VISUAL INFORMÁTICO
volver arriba

Secciones

Publicaciones

Links de interés

Síganos en